PERFILES CON MORBO.- DESQUICIADOS DE LAS FORMAS. POR MELVIN ZAMORANO

0
301

Conozco gentes desquiciadas por la forma. Unos son gendarmes de la ortografía, siempre están buscando errores en las escrituras ajenas.  Pero casi todos ellos, o no han escrito en su vida una patata, o son cansinos y mediocres. No me meto con los eruditos, porque éstos van a lo suyo y normalmente no miran escritos vulgares y aburridos o sosos.

Otros son guardianes de la moda. Siempre están escrutando la forma de vestir de los demás. Y como son muy pocos los que todo les luce bien, ya que son finos y poseen elegancia exterior e interior; pues es normal, que los guardianes del último grito, no pertenezcan al grupo de los elegantes natos, por lo que este tipo de observador del mal vestir de los demás, no da la talla ni en una cosa ni en la otra. Se pasan la vida comprando ropa, que nunca les luce, en relación al dinero gastado y he aquí que no destacan porque pasan desapercibidos. Todo les llora encima y no consiguen romper el significado de la celebre cita o refrán, no me acuerdo, que dice: “La mona aunque se vista de seda, mona se queda” A este grupo pertenecen los advenedizos, snobs, o con un físico desproporcionado que no aguanta la mirada crítica. Lo más rídiculo de estas personas, es que sienten que son modelos a seguir y le amargan la vida a cualquiera con sus sugerencias.

Después están los desquiciados de la limpieza.  A este grupo pertenecen los que intentan aparentar por fuera, la brillantez y pulcritud que no tienen en su interior. Coincide este mal con una  personalidad, cruel, vaga, viciosa y carente de toda virtud. Ocultan su forma de ser sarandaja,  sacando brillo hasta la saciedad  a cualquier objeto, como pomos, pasamanos, cristales, suelos, etc. y así queman sus tristes vidas, diciendo por ahí que más limpios que ellos no hay nadie.

Luego está el neurótico que te dice continuamente lo que tienes que hacer, erigiéndose en juez de todas tus acciones.  A este grupo pertenecen los devoradores de energía y también los que intentan bajarte la autoestima con sus apreciaciones.

La última palabra del credo, son los que intentan subir escalones sociales a costa de irle quitando a todos algo, moralmente impresentables, son escachacabezas hasta que consiguen un estatus, y luego comienzan a poner a parir a los que tienen deficiencias y no conciben el trepar como ellos a base de chantajes, hurtos, engaños, extorsiones, presiones por la fuerza, e intromisiones, etc.. Consideran inferiores a los humildes, sencillos y semi-pobres que no poseen cosas de manera indebida (como han hecho ellos).  A este grupo pertenecen los prostitutos de la vida, los desagradecidos, los incultos ignorantes que a pesar de todo exhiben sus “diplomas” y que aunque pasaron por la universidad (como dice el dicho),  la universidad no pasó por ellos.

También son desquiciados de la forma, aquellos que practican una religión y van a los rituales a darse los golpes de pecho y de manera irracional piensan que todos los demás son pecadores.

MELVIN ZAMORANO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here