JOSE CARLOS GAVILÁN BATISTA.- NUESTRO MUNDO

2
443

CpF8l3tW8AAFVMsEn lo más profundo de nuestro ser permanece intacto nuestro mayor tesoro que no podemos expresar con los sentidos, y que nunca explicará lo mental porque es una dimensión sobrenatural de nuestra fe que tenemos que vivir y experimentar.

 

Tengo la sensación de que nuestro gran amigo Leoncio se ha unido a las estrellas, dejándonos un tremendo vacío a quiénes tuvimos el privilegio de gozar de su compañía en radio Garoé. Desde aquí Leoncio te mando un fuerte abrazo.

 

Me preguntaba mi hija cuando yo le pedía que fuera más a misa los domingos: -¿cómo puedo saber si Dios es real? y, -dame una explicación razonada de la existencia de Dios.
Le expuse lo siguiente: Dado que el mundo pide una razón a la fe en Dios, y pregunto: -por qué no a otras cosas de la vida? razóname el “amor”, también pertenece a ese “no saber” pero que está ahí y lo disfrutamos como la sonrisa de un niño que te enamora; también la esperanza, la alegría, la paz, la belleza, la justicia, la bondad… Este curso te matriculas en el 8º año de piano y estás en Voces Blancas del CPM de Tenerife, razóname el don de la música, puedes poner en un pentagrama las notas pero el sentimiento pertenece a otra vibración que es la Fe. Tú puedes cantarle mucho a alguien y no importarle nada a esa persona, sin embargo a otra sí…

En una ocasión asistió a un taller en los que los alumnos iban a tener la posibilidad de ahondar en las profundidades del espacio a través de los ojos del Telescopio Espacial Hubble y viajar miles de millones de años en el tiempo para presenciar el nacimiento del Universo. En esta impresionante excursión fueron testigos de la formación de galaxias y pudieron ver algunas de las más maravillosas nebulosas y estructuras astronómicas descubiertas. Finalizando este viaje en nuestra propia galaxia, la Vía Láctea. Fue extraordinario!

Me pregunta si la vida es solo física en el origen, esa gran explosión que fue el Big Bang que da lugar al cosmos, si la conciencia responde a un producto del cerebro derivado de sus neuronas y neurotransmisores, y si además pueden explicar las emociones y nuestras creencias. Como respuesta le digo que no todos los fenómenos son constatables a través de la razón, nosotros los cristianos le damos una dimensión de fe, como una caída libre y sin red en pos de la fe, y decimos con nuestra experiencia sobrenatural de fe que Dios  todo lo forma y lo puede.

Leíamos un artículo reciente sobre filósofos creadores como William James, Henri Bergson,  Alfred North Whitehead, que opusieron la actividad creadora de la vida a la rigidez de las ciencias cuantificadoras. Los tres expresaron  a su manera que  el universo es mucho más que un complicado entramado explicable y predecible sólo como leyes fijas; lo veían como un organismo vivo cuyo destino no está escrito en fórmulas matemáticas, sino pautado por la libertad característica de la vida consciente, y donde reina la libertad puede suceder de todo, hasta que las imperfecciones del mundo desaparezcan.  Juan Arnau rescata para la actualidad las teorías de estos tres filósofos en su libro “La invención de la libertad”, para decirnos además que el gran organismo despierto y activo que es el universo siempre está en evolución libre, al compás de sus propios hábitos y latidos, y ninguna ley científica, por muy probada que parezca, podrá limitar eternamente su riqueza creadora y sorprendente.

NUESTRO MUNDO

La vida continúa en el silencio de los astros, cerca de la orilla del mar

Emergen sentimientos, la brisa fresca de la mañana, sube la marea,

Camino por la arena y por los acantilados con los pies descalzos,

Llevo una camisa y un pantalón de seda blanca.

Miro a lo lejos el mar azul, y en el horizonte cálido el astro amarillo

Que se levanta lentamente.

Probablemente otros han venido aquí antes que yo, y han sentido lo mismo,

La brisa fresca de la mañana a la orilla del mar en silencio.

 

En el trabajo sobre el mito del pensador alemán Hans Blumenberg (1920-1996), se dice que la cultura es una elaboración constante, renovada, interminable, autogenerada del mito, suprema ficción que el hombre interpone al horror que le inspira lo desconocido. El mito palia la angustia que genera lo que llama “el absolutismo de la realidad”, un horizonte inalcanzable que se expresa en el silencio aterrador del cosmos. El mito es la respuesta a la apabullante presencia del universo ajeno, mudo e insondable, y sirve para dar nombre a las cosas.

El misterio de la creación permanece intacto, y nosotros buscamos también comprender, pero nos damos cuenta de que se nos hace impermeable a cualquier tipo de abordaje. Sus mecanismos están ocultos, y el propio silencio parece expresar más. Cuando la lógica se aplica al ámbito del saber ahí no hay problema, pero cuando la lógica se aplica en ámbitos que rebasan el conocimiento, pretendiendo que lo que observamos es la realidad exterior del cosmos, cuando creemos que nuestra geografía mental lo puede definir como algo concreto, incluso con palabras, eso es una trampa. Es como si se tratara de un mundo independiente de nuestras descripciones y escucháramos los latidos de nuestra angustia existencial al intuir lo inconmensurable. Entonces nos planteamos muchos interrogantes al sentirnos superados por una realidad difícil de aceptar con preguntas como: ¿quiénes somos?, ¿porqué estamos aquí?, ¿porqué soy?, ¿qué hay más allá?, ¿qué sostiene nuestra existencia?, ¿qué es lo verdadero? Una verdad oculta genialmente en las estrellas que en su progresiva complejidad nos lleva al alma.

Recuerdo lo que mi padre le escribió a un amigo que había perdido su integridad, su entereza ante la vida, al estar pasando por una grave enfermedad, y decía lo siguiente:

Y tú eres el que fuiste y el que eres
Vuelve en ti, vuelve en ti y recupérate
De todos tus sentidos,
No intentes esquivar y espérate
Si espérate.
Es el día radiante tras la noche
Dios está pasando cerca de ti,
En la aurora que despunta
Dios está pasando cerca de ti,
Porque tú no lo siente pasar
Y está pasando sólo cerca de ti.
Dios infinitamente tuyo te está
Mirando cómo te mira el sol,
Los dos te ven que puedes verlos también
Pero Dios está siempre contigo
Y al alcance de tus ojos,
Igual que el sol durante el día.
Si quieres ver a Dios, mírale a la cara,
A Él de frente, porque Dios está siempre contigo
Y al alcance de tus ojos,
No olvides que en tu sombra también está,
Si quieres verte el Alma
Cierra los ojos, allí está Dios y tu Alma
Algo que inmensamente te da a sentir
La vida más allá y más adentro de tus sentidos.

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorYA TE QUERÍA
Artículo siguienteSI LO HAS HECHO

2 Comentarios

  1. Raúl Berzosa: Es evidente que el creacionismo literal y radical no es admisible. Pero sí un creacionismo moderado y abierto a la evolución en el sentido de admitir un Dios Creador que hace su obra en “dinamicidad”. El llamado diseño inteligente abre puertas e interrogantes al misterio, pero evidentemente no llega al Dios Creador. Dios no es el final de una cadena o de un razonamiento. ¿Cómo actúa Dios en el mundo? ¿Dónde tiene cabida la hipótesis de un Dios-Creador en un mundo en evolución? Dios estaba allí, desde siempre, actuando a la manera de lo infinito en lo finito, y de lo absoluto en lo relativo. Dios creador y Sustentador, sin perder su trascendencia, actuaba desde dentro de lo creado como origen, centro y meta del proceso evolutivo. Dios no intervenía sólo en momentos puntuales, sino como principal soporte creador y consumador, y, por lo mismo, conductor trascendente-inmanente del Universo, respetando plenamente las leyes naturales que tienen en Él su origen.

  2. Cabe el apunte, de informar la actividad de unos poetas, que se consideran a ellos mismos como ´Neo-panteístas, que ven a Dios dentro y fuera de la naturaleza, considerándolo omnipresente, omnipotente e ilimitado…imaginando un soporte de energía, en su cuerpo místico, a donde iremos todos los elegidos, según revelaron los múltiples profetas, de los cuales sin dudar es el Mesías Nuestro señor Jesucristo el hijo de Dios Vivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here