LATIDOS por PINO NARANJO

6
10388

PINO RETRATOLATIDOS 29-10-20016 por PINO NARANJO

Y fueron tantas las lágrimas y tan seguidas, que según iban saliendo las tragaba en un movimiento absurdo, como si de esa manera reciclara la pena y purificada fuera de utilidad. Sigmunda, era flaca, huesuda, de piel amoratada por un frío constante que le helaba el alma. Sentada en la silla del desconsuelo miraba los bonitos vestidos, los buenos colegios de las demás. Era hija de los porteros de un edificio de lujo, en una zona exclusiva. Tenía quince años y no era guapa, ni mona, ni siquiera fea, no era…su rostro lo olvidabas nada más verlo, no había nada destacado ni para bien ni para mal, introvertida, no mantenía la mirada por miedo a todo.

La hija del portero era etérea, muchos ni sabían que los porteros tenían hija, aunque siempre les abría la puerta a los señores, señoras o señoritas, eso sí le dolía, las señoritas tenían su misma edad y ni la miraban. Soñaba Sigmunda, salir con ellas, ir al cine y reír con ellas porque ellas siempre reían. Imaginó burlas por su atuendo remendado y las puntas de los zapatos cortadas para que el calzado durara un año más, con los dedos comprimidos en un punto, para expandirse después en una exposición obscena que le causaba angustia. Burlas imaginadas…, aunque tenían privilegios que ella echaba en falta, compartían virtudes. Ni la pobreza equivale a bondad, ni la riqueza a maldad, tópicos muy fáciles de usar. Suerte o desgracia caen también sobre los que habitan muros anchos y techos altos y así, fortuna y fatalidad bailan juntas esa danza macabra, con movimientos caprichosos ajenos al danzarín, que los lleva como carnaza a destinos muy diferentes.

El nombre del verdugo es “Pobreza”, al que han dado palco de honor en el teatro de la vida. Crece adquiriendo un tamaño terrorífico, se expande como una babosa que engulle al que tiene al lado, sin clemencia… indiferente al llanto, al miedo, a la enfermedad. Cuenta la historia que puede volverse contra quien la alimenta…, cuenta… que al principio es débil luego se vuelve fuerte y sin compasión, cuenta…, que se llama: causalidad. Otros aseveran que las lecciones que nos enseña la historia son largamente ignoradas, estos aseveran, verdad. Muchas lágrimas forman tsunamis incontrolables, arrasadores…

Sigmunda, tuvo una existencia predeterminada o quizás no…, anclada en el momento perpetuo, un devenir de días iguales como si la vida estuviera orquestada para los demás, mientras ella abría la puerta.

Demasiadas lágrimas y muy seguidas.

Pino Naranjo

@Pino_Naranjo

Compartir
Artículo anteriorMAGMA FRUIT
Artículo siguienteCRUCEROS EN EL HIERRO

6 Comentarios

  1. Asombroso, sensible, cruda realidad que envuelven en Bellas palabrad, en sentimientos y emociones, en actos y en sueños. Maldita pobreza que vuela sobre nuestras cabezas para colarse en la mente y la vida de muchos. Pobreza de cosas, pobreza de palabras, pobreza de actos, pobreza de amor…Pobreza maldita.

  2. La escritora Pino Naranjo, describe con su relato,todas las pobrezas en una, las de la China tanto en la época de Confucio como la causada por la superpoblación en el segundo milenio, las hambrunas del cuerno de África (Somalia), las hambrunas provocadas por las Guerras en el Oriente Medio, las de todas las crisis: Balcánicas, Primaveras Árabes, las étnicas y religiosas, las de los campos de concentración con los Nazis,la de la Guerra Civil en España, la Revolución Francesa, los países en desertización y por último nos recuerda también, los contrastes entre pobres y ricos de las obras de Víctor Hugo, de Charles Dickens, de las Hermanas Brontë, todas las pobrezas en una y todas las desigualdades en una, la actual, la que podemos estar gestando o ya ha sido declarada para el desafortunado comienzo de lo que llamamos el Tercer Milenio.

  3. Una sutil pero clara advertencia de la situación actual europea y por lo tanto de España, de no poner remedio pronto, podría tener consecuencias catastróficas, basta echar mano de cualquier libro básico de historia para saber que donde domina la pobreza y la miseria, algo puede estallar y francamente da miedo.
    Enhorabuena Pino Naranjo, por tu excelente mente analítica y tu relato.

  4. Sin palabras. He vivido la historia. Aunque es lo normal que suceda cuando lees a Pino Naranjo. Ya sentí el mar y sus gentes con su FARERO. Pino escriba con la contundencia de unas letras sensibles y desgarradas, que llegan de un modo sereno pero inevitable, al corazón. Gracias, Pino, por este relato tan maravilloso.

  5. Y en efecto la vida está diseñada para algunos. Maldita pobreza que traga, que embadurna y que acaba consumiendo almas.

    Te leo, y sigo atrapado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here