BUENOS MODALES por PINO NARANJO

1
4326

BUENOS MODALES

La libertad de expresión es un derecho fundamental que todo ser humano tiene si vive en un país democrático, sin embargo esta libertad tiene un límite, es esa línea invisible pero tan real como la vida misma que circunvala a todo individuo, esa línea que nunca se debe cruzar llamada respeto.

La mala educación no es delito, por supuesto, ni decir palabrotas, pero no es conveniente ni recomendable, sí exigible según el lugar donde se esté. Nuestros representantes electos (que no vitalicios) están en la Casa de Todos (con mayúscula) por lo tanto si utilizan palabras malsonantes en esta casa, es una falta de respeto al dueño, que es toda la población. La educación favorece la normal relación entre los individuos, ayuda al entendimiento, “une”, no separa, ser educado no significa ser blandengue, como gritar no da la razón, casi la quita, porque no se escucha lo que se dice sino el grito. Igual con la verborrea inadecuada, solo se escuchan las palabrotas.

Hay normas de convivencia o reglas que deberían ser exigibles por el bien de la armonía generalizada o por respeto al lugar donde se está y a quienes se representan. No legitima que los votantes los hayan puesto en el lugar donde están para decir una serie de improperios ofensivos para el que escucha, encima retransmitido por televisión para que los adolescentes tomen buena nota y les contesten a sus padres de esa manera ¡intolerable! Están en la casa del pueblo, puestos ahí por el pueblo no llamen ustedes maleducados a los que les han votado. Habrá gente que les guste y otras que no, pero en la Casa de todos se deberían poner normas no de etiqueta, pero sí de buena convivencia. Me parece inadmisible por ejemplo que en una clase un profesor acepte que un alumno le conteste por no estar de acuerdo, con un léxico como el que todos hemos escuchado. ¡Pues igual! No se pueden amparar en los votos para saltarse las mínimas normas de decoro sin poner ningún límite, distrayendo de lo verdaderamente importante que es superar la crisis, buscando soluciones, no discusiones sin sentido.

Se ha oído a varias personas con estas lindezas que solo distraen y desvían el foco de lo que se está debatiendo, no estamos en un espectáculo, si quieren pueden decir todas las palabrotas que deseen en el lugar adecuado ya sea con los amigos, incluso en mítines, para que el votante sepa a quién vota.

El español es un idioma bellísimo, tiene sinónimos para expresar con dureza, con crítica, con contundencia lo que se quiera expresar sin llegar a la palabra grosera, que la pueden usar también si les motiva, pero en su casa si les parece bien o donde ustedes (no es solo un caso, hay varios), consideren o se los permitan, pero no donde se habla de nosotros, de nuestro futuro, de nuestra vida. No, no son formas, y sí, rotundamente sí, las formas son muy importantes, se escucha y atiende mejor el tema a tratar, con seriedad porque los temas a tratar son muy muy serios.

Pino Naranjo

PINO RETRATO@Pino_Naranjo

Compartir
Artículo anteriorCUENTACUENTOS EN LA FRONTERA
Artículo siguienteSANTA TRANQUILIDAD

1 Comentario

  1. Totalmente de acuerdo contigo, Pino. Parece mentira que personas que se consideran “ilustradas” no sepan utilizar las palabras en el contexto adecuado, cuando todo se puede expresar, porque nuestro idioma así lo permite. Como bien dices deberían ser ejemplo para una sociedad, un pueblo que les paga para solucionar sus problemas y no para dirimir “riñas” de patio de colegio.
    Gracias, Pino por incidir y dar luz a la mala educación de nuestros políticos. Quizás, ello sirva para reflexionar lo mal que lo estamos haciendo quiénes votamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here