MI CÓDIGO GENÉTICO por MELVIN ZAMORANO

0
141

No tengo la culpa, pero un día de abril, dos personas normales me engendraron, y la fuerza de la primavera  dotó  mi genética  con la casilla alegre de las flores y la agilidad  de los pajaritos, y luego, la vara mágica de los santos del pasado, me dejaron los archivos neuronales, donde se forjó mi personalidad de acero inoxidable.  Para disgusto de muchos, mis oídos quedaron sordos a las lisonjas y de igual manera a las palabras cáusticas del desánimo. Sensibles solamente mis  trompas de “Eustaquio”, a los sonidos de los que exhalan ternura, me convertí en una rara “avis” de comportamientos ininteligibles y nada interpretables. Algo parecido a un autismo impuesto por un fenotipo recalcitrante, capaz todo ello de ganarme los odios más pasionales, salvándome mi espíritu huidizo, mi carácter rebelde e individualista.  Pero volviendo a mi propio código, poseo un genotipo de imanes solares que sumados a la luna llena, noches estrelladas y lácteas vías en las fieles bóvedas diarias  y no sé qué movimientos planetarios, me convierto, en un extraño guerrero justiciero, que actúa en lo claro y en lo opaco, multiplicando de manera geométrica  los poderes de la razón, y me visto con el traje de Hércules y me pongo la peluca que heredó la amante de Sansón y ahí que me lanzo a precipicios y me subo a las aviones del espíritu y me coloco el paracaídas de la resolución.

Nada de esto exhibo y nada de esto se me ve, pero afirmo ser un monstruo que pasa desapercibido, bajo la vestimenta de un pequeño nomo de la vida misma, que se levanta a las siete y va a comprar el pan.

(Semblanza anónima,  escrita y encontrada en el baúl de mi bisabuela de apellido “Calandria”)

MELVIN ZAMORANO

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here