EL AUTOBÚS 2ª PARTE Por Pino Naranjo

0
7551

-Eres un cabrón, te oía violar a la catatónica, ¿sabes que puede estar dándose cuenta?

¡Qué risa me da!, aún medio muerto mueve la cabeza para negar su delito.

– Ah no, entonces no se enteraba.

Asiente medio asfixiado.

– ¿Y las duchas de agua fría que me dabas, atado? ¡sádico de mierda!

Las lágrimas le cubren el rostro.

– ¡Hasta me vas a dar pena!

Hundo mis dedos en su nuez y veo como se ahoga, su última mirada mi sonrisa ¡Qué subidón!

Después fue fácil salir de la casa de los horrores, me puse su uniforme de torturador y enseguida a la calle y ahora aquí con otros personajes más siniestros que los que estaban en el manicomio ¡vaya por Dios! ¡Algo tengo que hacer para remediarlo, el mundo está muy mal!

Fuera no se ve nada, sólo niebla, me pregunto como puede conducir, me fijo en que lleva una gorra anacrónica, como las que usaban antes los conductores, incluso su traje es anacrónico, hasta él, es raro.

Hace calor, mucho calor, la gente empieza a gritar, miro a través de las ventanillas, estamos atravesando un incendio que lo llena todo de llamaradas.

Corro asustado hacia el chófer,-¡salga rápido de aquí!

Sonríe, enseñando unos dientes negros, se quita el sombrerito parecido a una cofia y veo dos cuernos, la cara adquiere forma de bestia, las manos exhiben uñas negras y largas como garras, debo estar delirando…

– ¿Pensabas que ibas a escapar?, túuu que crees poder juzgar a todos los demás, sin saber nada. ¡Los peores pensamientos eran los tuyos! ¡No salvaste a nadie, ni al amor!,-

Grita con voz gutural y risa espeluznante.

– ¿No me conocen malnacidos? ¡Son todos míooooos!

La gente grita asustada, es irónico pero ahora parecemos todos iguales, hermanados por salir de allí.

Escribo todo esto por si llega a alguien, lo tiraré al fuego, es todo tan imposible que igual no se quema y sepan lo que ha pasado, no me queda mucho, ¡siento miedo, mucho miedo¡, hasta tengo buenos sentimientos, ¡me arrepiento! ¡me arrepiento de todo! ¿no dice la Biblia, eso? ¡mentira, todo mentira, sigo aquí!

¡No cojan la línea 18!

Pino Naranjo

Copyright Mª del Pino Naranjo Ramírez

Microrrelato Registrado

@Pino_Naranjo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here