ARDE FUEGO, ARDE! por ÁFRICA BARBAS

0
1918

Arde fuego, arde!

Querido lector o lectora;

Allá donde estés, y quien quiera que seas, cualquiera que sea tu culto, tu profesión o talento, tu condición y naturaleza.

Si alguna vez te has sentido vencido, ya sea por las circunstancias, por la suerte o por la misma naturaleza, ten muy en cuenta esto que te escribo.

Si en algún momento de tu vida, te ha sido todo arrebatado, sintiendo el vacío del desierto y estás a punto de contar hasta tres en el suelo del ring. Si permaneces paralizado e incrédulo ante una situación injusta, no temas, querido lector, pues irremediablemente, todos somos vencidos la mayoría del tiempo, incluso sin saberlo, hasta por nosotros mismos.

Si los “fariseos” te han arrebatado tu profesión, tu hogar, tu salud, el amor que tanto valorabas…. si todo cuanto te hacía permanecer erguido, se ha desvanecido para dar paso al polvo y al humo, no temas lector, no desfallezcas. Si eres víctima del pánico, o de la rabia del justo y no entiendes nada, tranquilo amigo lector, respira y reponte, que pronto pasará todo.

Todos, seamos ricos o pobres, afortunados o no, hemos sido perseguidos por algún Torquemada loco, y tú tampoco estás exento de encontrarte alguno en el camino. En algún momento tu camino se encontrará con alguno de estos basureros con pulso cardiaco, no son más que vulgares amigos de lo ajeno, envidiosos, sádicos que codician secretamente todo lo que tienes, todo lo que eres y potencialmente todo lo que puedes llegar a significar, porque ellos, se saben en lo oscuro de sí mismos, irremediablemente insignificantes, vacíos de sentido y de humanidad, monstruos sin amor o piedad alguna en su interior… Se saben inhumanos, se saben despreciables. Y lo peor, es que pueden ser hasta carne de tu carne.

Amigo lector, si estás a punto de metafóricamente, arder en la hoguera como tantos santos inocentes, como tanta gente de bien, sin falta alguna, como tanto hijo de vecino, sin causar mal a nadie, respira el humo y siéntete agradecido, pues si tan odiado eres, será que algo en ti reluce aunque tú no lo veas. “Ladran Sancho, señal que cabalgamos”, decía el Quijote del genio Cervantes.

Yo te aconsejo, amigo y amiga, que si te has caído, no temas, ámate y si todavía no te han quitado la vida, ten fe, pues los caminos de Dios son inescrutables. No tengas prisa en levantarte, pues puede llevarte años, pero ten seguro que de alguna manera u otra lo harás, fuerte de nuevo como  se yerguen los sabios árboles, en los montes, testigos milenarios de la Vida. Sigue el consejo de los sabios chinos, huye humilde y silencioso a tu cueva, resguarda y conserva el fuego creativo de tu alma, y espera a que pase la tormenta, pues si esperas tranquilo, quizá tal vez con la lluvia veas, el cadáver de tu enemigo pasar.

África Barbas.pexels-photo-89818

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here