LA CASA DEL ATAUD EN LOS LLANILLOS.-

0
2062

Donacio CejasCRÓNICAS PRETÉRITAS

Por Donacio Cejas Padrón

LA CASA DEL ATAUD EN LOS LLANILLOS

La Televisión Canaria, medio con el colaboro humildemente, cuando se me requiere alguna información o dato histórico de nuestra isla, me pidió para su programa Vivir en Canarias, que en una breve entrevista les hablara de La Casa del Ataud en Los Llanillos, para lo cual nos desplazamos allí, y frente a la pequeña construcción de piedra seca en el cual se conserva el viejo ataúd usado hasta los primeros años del pasado siglo, para transportar a los vecinos fallecidos de El Golfo que lo requirieran hasta el lugar de enterramiento, que antes era en el piso de la misma Iglesia de La Candelaria o en sus alrededores, y después hasta El Cementerio Municipal de Frontera.

Es decir que este ataúd era de uso público, especialmente para las familias con menos recursos económicos que no disponían de medios para construir uno, y una vez usado para llevar hasta su morada última a los cadáveres de los vecinos fallecidos, se volvía a guardar en el pequeño aposento donde hasta hoy permanece. Este ataúd era cuidado con esmero por los vecinos, y renovado su estado cuando era necesario, con nueva tela negra que lo envolvía, y reparadas sus tablas siempre que hiciese falta.

Muy pocas personas recuerdan enterramientos de esta manera, pero si hay algunas personas que me han contado que en todos los pueblos, existía un ataúd para uso público, que en Sabinosa, hasta hace poco tiempo que conservaba en un rincón de La Iglesia, y que el de Frontera fue usado por última vez allá por los años 30 o 40 del pasado siglo, y que viendo el sacerdote que ya casi no se usaba, decidió junto a los vecinos que en lugar de ser devuelto a la Iglesia, fuera sepultado con el cadáver que había transportado, con lo cual ya desapareció esa vieja costumbre del uso de un ataúd de uso público.

Siendo Alcalde de Frontera D. Cayo Armas Benítez, se adecentó el aposento, y se le dignificó su entorno, dotándolo de nueva puerta y techo reparado, para que no se mojara con las lluvias, pero la verdad es que actualmente presenta un estado lamentable, y ello me produjo gran disgusto, no existe razón alguna que justifique su abandono por parte de las autoridades, de un elemento que ha formado parte del patrimonio cultural de nuestro pueblo, y solicito a las asociaciones de vecinos que pidan a nuestro Ayuntamiento que le preste la necesaria atención de mantenimiento y cuidado para que estos testigos de la historia pasada de nuestro pueblo no se pierda, como ha sucedido- dolorosamente- con El Lagar y la bodega de D. Matías, El lagar y la bodega de D. Francisco Padrón, El Altar Mayor de La Parroquia de Frontera, vilmente destrozado por un sacerdote de triste recuerdo, La Virgen de La Concepción que estaba en el Mocan de La Sombra en El camino del Risco de Jinama, La Cruz Alta de Tigaday que no se ha vuelto a colocar en el entorno donde siempre estuvo y que le dio nombre a un pago del Municipio, la Cruz de Tigaday que estaba al centro de la plaza de su nombre, las bellas lozetas del antiguo pavimento de nuestra Iglesia de Candelaria que al ser sustituido por otro nuevo en 1,955, que debieron ser usadas en cualquier lugar del pueblo para recuerdo y testimonio de su origen….etc. He pedido también muchas veces la restauración de La Montaña Tamasina en Los Llanillos para que vuelva a tener el aspecto bonito y singular con el que todos la conocimos. Tambien esfuerzo inútil mi solicitud.

En mi época de secretario del Consejo Regulador, desde ese organismo se pidió a las instituciones herreñas que protegiesen la antigua Casa de Aguanueva, con miras a que una vez restaurada se pudiera usar como pequeño museo de los elementos y maquinaras usadas por los vecinos de Frontera para las primeras captaciones de aguas subterráneas, piezas de los primeros motores tanto de carbón como después de consumo diésel, las máquinas para la molienda de la caña y para la producción de azúcar y ron y miel……….., pero lamentablemente nadie nos hizo caso, y el complejo de Aguanueva ya presenta un estado deplorable de ruina y olvido.

Sirva esta pequeña llamada de atención para solicitar una nueva actitud de cuidado y mantenimiento para los elementos que forman parte de la historia viva de nuestro pueblo de Frontera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here