Rockero de ayer y de hoy por MELVIN ZAMORANO

0
967

Fui roquero ayer, pero lo sigo siendo hoy.  Llevo dentro la mentalidad del progreso, de la pasión y el aprendizaje de vivir intensamente las emociones. No por ello me he dejado de ajustar a todas las disciplinas que me ha impuesto la sociedad. Entiendo la mentalidad de todas las corrientes paralelas al nacimiento del rock. Pero nunca conocí a un roquero que fuera muermo o aburrido. A pesar de la atrevida vestimenta, y de los cabellos con la caída personal, existen los resquicios de un alma refinada y elitista. Amigos de la cultura, tienden al retiro y a la reflexión y jamás un verdadero rockero caerá en la chabacanería,  sus relaciones son fieles y profundas, y su sentido del gusto es palpable y perdura siempre la elegancia incluso en la decrepitud.

No me fío de la música almibarada y extremadamente sensual, tampoco me fío de los tonos caribeños, no me tumbo hacia filosofía  instintiva y caliente.  El rockero, en cambio, es más cálido y lleva más el fuego en el corazón.

Soy afín a los que escuchan músicas que han rozado estas sinfonías, que serán los nuevos clásicos del futuro. Los sonidos metálicos en esencia, transportan directamente su ritmo a mis aurículas y muero poco a poco de placer…

Digamos que el rock nos llevó después de la genialidad de los clásicos en la Tierra, a la música que recoge toda la explosión en las galaxias, y todas las notas que salen de las cuevas con estalactitas…¡Una pasada!

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here