EL OCASO ATERRADOR por MELVIN ZAMORANO

0
1954

Me quedé solo en casa, y todo iba bien…Declinaba un Sol lleno de luces maravillosas y el aire era alegre cuando jugaba con las hojas de los arbustos,los cuales  se divisaban tras la ventana abierta ante mis ojos. ¡De pronto!, se quedó el horizonte gris, como congelado, todo se perfilaba triste, era un atardecer opaco y lívido en el frescor de la tarde…¡Como una pesada broma!, el alma se mimetizó con la misma tristeza y sensación helada, no quería reaccionar, pero,¿si segundos antes todo era paz y quietud?.  ¿Me habían abandonado los hados?, mi ángel custodio se había fugado, el teléfono dejó de sonar, se bajó el bio-ritmo y las constantes se dislocaron sin la glucosa habitual. ¿Estaba activada una alarma que anunciaba lo  moribundo? Corriendo una merienda y tumbado, comenzó la alegría de la noche iluminada, ¡que se vaya todo a tomar…! Mañana saldré pletórico, ¡al ataque!.Ocupo un lugar en el espacio y ha vuelto a latir mi energía.  Cuídense amigos, cuando aceche la mierda de la desolación y tengas la convicción que eres demasiado único,demasiado original y tengas como compañía los cuerpos etéreos de lo inestable que acecha morboso.  ¡Voy a salir, estoy más inspirado que un templario en busca del Grial…!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here