SENCILLEZ NO ES MEDIOCRIDAD por Melvin ZAMORANO

0
1351

Me lo decían los compañeros, poetas, profesores de universidad y lectores empedernidos.  Si logras, si consigues escribir las cosas con las justas palabras,  creatividad, carencia  toda retórica rancia, rimbombante, anodina y ampulosa. Si eres de los literatos que pintan de color y ritmo tus prosas poéticas y conmueves con tus poemas ausentes de corsés, pues adelante compañero/a.  Si por el contrario eres práctico, tienes sentido de la síntesis y estilo periodístico, ¡prosigue!, eres único. Lo siento por los que carecen de sencillez y están llenos de mediocridad. Carcas, que convierten la literatura en vomitivos presentados con la envoltura de un marketing reiterado y tenaz, de estilo indigerible con la sentencia y desfachatez de creerse únicos y exquisitos.

Me invade la vergüenza ajena. Es como cuando un poeta que acaba de publicar y es entrevistado, se infla, pone cara de estúpido y te dice: «Que desgraciadamente no se encuentran poetas de calidad en nuestro país.»

Acepto que no existan los mecenazgos, que nos traguemos entre lo bueno, mucha basura desechable, pero no admito que los sencillos y los talentosos se queden atrás. Es mejor que todo el que tenga una inquietud, haga sus ensayos, se muestre sin complejos, y no se deje intimidar por la legión de los mediocres que bombardean todo. Acaparan subvenciones, invaden las redes, se enchufan en todas partes, los aplaudo, pero por favor dejen hueco material para los sencillos del verdadero lenguaje literario.  Los que de manera natural, utilizan la riqueza expresiva en vez de las florituras cursis. La claridad y el buen gusto, contrariamente a la retórica rancia, empobrecida y no me estoy refiriendo a la Generación del 98 y mucho menos al Siglo de Oro Español.  Me refiero a tí, pesado/a, que inundas las redes de textos simplones, que sin conocer el ritmo ni la forma, ni el estilo propio, ni la arriesgada inventiva, escribes  lleno/a de faltas de ortografía con la convicción de que todavía no ha parido madre un inspirado tan mediocre como tú.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here