CRÓNICA DE LA SEMANA SANTA EN LA FRONTERA por DONACIO CEJAS

0
799

CRÓNICAS PRETÉRITAS

Por Donacio Cejas Padrón

SEMANA SANTA EN FRONTERA

 

Una vez más he tenido la suerte de asistir a los actos religiosos de La  Semana Santa en nuestro querido pueblo de La Frontera, y le pido a Dios la necesaria salud para que me permita seguir viniendo a la misma, pues desde hace muchos años, tengo la promesa de que mientras pueda, así ha de ser, para recuperar aquellos largos años de la emigración  que me  alejaron de tantas cosas buenas de nuestra tierra.

 

Guardo los más bellos recuerdos de  los años cincuenta y sesenta del pasado siglo en que junto a mi madre, mi abuelo, mi hermano y  demás familiares y vecinos  participaba de monaguillo en los actos religiosos,   en el templo  y en las procesiones por las   calles del pueblo, especialmente  por La Montaña, tocando las campanas, la matraca, y lo que se nos encomendaba a los niños, recuerdo  en particular una  Procesión del Encuentro que se celebró una vez por  ruta distinta, unas imágenes por El Hoyo y otras por la carretera y se produjo el acto del encuentro en  la coincidencia del camino con la carretera, más o menos donde hoy está el edificio de La Policía, y que la imagen  de San Juan  tuvo un percance y se le partió un dedo de la mano izquierda.

 

Este año hubo  muy buena asistencia de fieles a los actos, tanto dentro del  templo como  en las procesiones, y todas las bonitas imágenes religiosas con que cuenta  La Parroquia pudieron  ser sacadas pues había suficientes  hombres y mujeres para cargarlas, y El Párroco  D. Sergio,  se notaba  muy contento  por la respuesta de los vecinos del  pueblo, que con su presencia masiva le dieron relieve y lustre a todos los actos religiosos tradicionales de La Semana Santa.

 

No ha podido participar en  la procesión correspondiente  la imagen de El Nazareno, por su gran volumen y peso, pero anunció D. Sergio que se va a construir una estructura con ruedas para que otro año acompañe a la procesión que le  corresponde. Recuerdo que esta bella imagen religiosa fue encargada por El Párroco D. Fidel Henríquez, pero que llegó ya siendo Párroco D. José Segura, allá por el año 1,954 y que causó gran expectación entre los vecinos de Frontera.

 

Siente el ser humano  que vive lejos, por circunstancias de la vida,  una sensación muy especial, cuando puede volver a ser uno más entre los vecinos de su pueblo, y si  bien es verdad que La Semana Santa puede ser disfrutada en cualquier lugar  que uno se encuentre,  no es menos cierto que. la única que es  la propia, es la de nuestro pueblo, aquí sentimos que es nuestra Semana Santa,  y por ello espero poder seguir viniendo por  estas fechas a nuestro querido Valle de El Golfo.

 

Es verdad que  se echa en falta la presencia de jóvenes y niños en los actos religiosos,  que prefieren la playa u otras diversiones en estas fechas,  pero  aun lamentando  esta moda de los tiempos actuales,  debemos respetarla,  y  esperemos que  siempre siga habiendo en  nuestros  pueblos el fervor religioso que siempre ha sido una sana tradición de nuestra tierra.

 

Ahora ya nos estamos preparando para  el próximo verano,  los frutales nos anuncian una buena cosecha de duraznos, mangos, uvas, naranjas, etc, pues las lluvias  de estas semanas,  han  revitalizado todos los campos que se ven  verdes y frondosos, y  como siempre ha venido sucediendo  serán días del reencuentro familiar, para disfrutar de las fiestas del verano tan  lucidas  y solemnes en  nuestro pueblo, así será si Dios quiere.

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here