EL CIRCO MÁS SINCERO ¡SÁLVAME! por MELVIN ZAMORANO

0
676

El programa de la desinhibición, de la impudicia mental, de la codicia sincera, de la locura exacerbada, de la exhibición de egos descontrolados, de histrionismo, del binomio «compañerismo-traición», de lo exagerado, de lo patético, etc…¡Me encanta! Es una medicina, una fábrica de risas anticancerígenas, y aunque a veces patinan sobre lo mismo y rayan el disco, pues que cuando vas a hacer zapping, ¡de repente! cambian a otra cosa y te vuelves a enganchar.
Tenemos que felicitar a los «jefes» porque son incombustibles y echan la leña a las máquinas del vapor, siempre saliendo por peteneras, y si hay que convertir a los periodistas, críticos y comentaristas que componen el limón, el naranja y el de luxe, en payasos de sí mismos, pues lo hacen. Todo vale, la mediocridad de sus vidas, sus enfermedades, sus tendencias sexuales, sus odios, sus amores, sus desprestigios y el amor por el dinero fácil en un trabajo de «terapia de grupo» que hace las delicias de desocupados, amas de casas aburridas, ludópatas del televisor, de sosos y sosas y mucho más.
La crueldad y la bondad se alternan en un desquiciado teatro, donde todo vale. Se aman, se odian, se gritan, se insultan, se quieren y desprecian en secreto, hasta que estalla la ¡bomba! y todos tiemblan de deseo de protagonismo. Hombres descafeinados, arpías, periodistas frustrados, menopáusicas arrugadas y nostálgicas de lo que fue su edad de oro. Malabaristas de demandas, denuncias y pleitos, aireadores de mentiras, verdades a medias y …El circo continúa…

Compartir
Artículo anteriorANTIGUO CINE DE FRONTERA
Artículo siguienteFIRMA DE CONVENIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here