CRÓNICAS PRETÉRITAS.-200 AÑOS DE LA PRIMERA MISA por DONACIO CEJAS PADRÓN

0
141
rrem_vivid

CRÓNICAS PRETÉRITAS
Por Donacio Cejas Padrón
CONMEMORACIÓN DE LOS DOSCIENTOS AÑOS DE LA PRIMERA MISA EN
LA PARROQUIA DE CANDELARIA EN FRONTERA.
Con diversos actos culturales y religiosos se han conmemorado en nuestro pueblo de Frontera, los doscientos años de la celebración de la primera misa en el templo parroquial, ésta tuvo lugar el 14 de Mayo de 1.819, y nuestro párroco, y lo mismo el Sr. Obispo, ayudados por un grupo de vecinos han querido que esta fecha no pasara inadvertida, y todos disfrutamos de dos jornadas entrañables y muy bien programadas.

El sábado en la tarde, y dentro del mismo templo se proyectó un video en el cual, varios
feligreses dieron sus opiniones acerca de la significación de La Iglesia de Candelaria para la historia de nuestro pueblo, y todos coincidieron en afirmar, que este conjunto formado por Iglesia. Plaza, Campanario, forma parte de nuestra vida, religiosa, familiar y social, y que no la entenderíamos de otra manera sin la presencia constante de este conjunto hermoso y esbelto que estamos acostumbrados a contemplar desde los primeros años de nuestra niñez.

Desde su nuevo destino, nuestro anterior párroco D. Sergio nos mandó también por video un saludo muy cariñoso, que todos le agradecimos, después por parte de Pablo Rodríguez Cejas, se dio lectura a un documento redactado por Carmelo Padrón en el cual se resume la historia de nuestro hermoso templo, incluyendo detalles de su construcción, medios económicos con que se contó para llevarla a cabo, razones que se tomaron en cuenta entonces para su ubicación, y detalles acerca de las incidencias que han sucedido a lo largo de dos siglos, especialmente las sucesivas reformas a que ha tenido que ser sometido tras algunos temporales de lluvia y viento.

Seguidamente intervino nuestro vecino Cayo Armas, persona de mucha relevancia en nuestro pueblo y en toda nuestra isla, especialmente por los años que dedicó a la actividad política en muy distintos cargos, siempre resaltando que el que recuerda con más cariño es su paso por El Ayuntamiento de Frontera, primero como Concejal y después como Alcalde durante nueve años. Cayo, nos contó muchas anécdotas relacionadas con su constante vinculación con La Iglesia de Candelaria, pues tuvo la suerte de que no necesitó emigrar, y por lo tanto ha pasado toda su vida en Frontera, y es una referencia obligada del acontecer de nuestro pueblo en varias decenas de años.

Me tocó a mí, finalmente, también contar mis vivencias acerca de los sentimientos que para mí han significado el haber nacido a apenas unos centenares de metros de La Iglesia, de la cual fue monaguillo desde mis primeros añitos, y dije yo, que seguramente los primeros sonidos que se grabaron en mi mente, serían los tañidos de las campanas llamando a misa, y también que la estampa gallarda y majestuosa del templo sería una de las primeras imágenes que se quedaron para siempre en mi cerebro.

Hice un recuento de todos los sacerdotes que he tenido la suerte de conocer, desde El Padre Carlos, Fraile Carmelita, y que ejerció de párroco desde 1os últimos años de la década de los cuarenta hasta 1.951, el segundo el Padre Apolinar, y después D. Antonio, D. Fidel, D. José Segura, D. Sebastián, D Gregorio, D Asterio. D. Domingo………y muchos más hasta ahora, que contamos con un joven Párroco muy entusiasta y con muchas inquietudes para mejorar el aspecto religioso y social de nuestro pueblo.

Relaté también mis recuerdos, cuando junto a mi madre, abuelo y hermano, acudíamos a misa de domingo, algo que entonces era costumbre en casi todas las familias, mi primera comunión, que además del acto sacramental, significó para mí, probar por primera vez el chocolate, algo que nunca he olvidado.

Recordé las Fiestas del Verano, Las Nochebuenas, Las Luchadas y bailes en La Plaza en vísperas de fiestas, las tertulias de los mayores sentados en la acera de La Iglesia, la figura esbelta de D. Onofre Sánchez, que por más de cuarenta años, estuvo siempre sentado en la esquina de la Iglesia, persona dedicada a la actividad bancaria. Recordé tantas y tantas bodas, bautizos, y entierros de vecinos camino de La Casa de Dios.

Y conté una vivencia muy personal, cuando me tocó emprender el camino de la siempre dolorosa emigración, y que mirando a La Iglesia y El Campanario, le pedí a La Virgen de Candelaria que me acompañara en mi nuevos destinos y me permitiera algún día volver, como así sucedió bastantes años después, recordando que cuando llegué a La Cumbre y desde la carretera por El Jable, pude contemplar de nuevo la estampa, nunca olvidada del conjunto Iglesia-Campanario, experimenté una de las sensaciones de más alegría que me ha tocado vivir, fue la realización de un sueño acariciado desde la cruel y dolorosa distancia, y por suerte para mí, Dios me permitió regresar, y reemprender mi vida familiar y laboral, en mi tierra, junto a los míos, pudiendo disfrutar de nuestros paisajes, fiestas, y acontecimientos, y en suma, por haber tenido la suerte de contarme entre los que regresaron, gracias a la Virgen de Candelaria, por haberme ayudado, pues así, por ello he logrado que mis hijos se sientan tan herreños como sus padres, y también nuestros nietos, con lo cual mientras Dios nos dé salud y vida, seremos vecinos de Frontera, junto a La Iglesia que me vio nacer.

Una exposición de fotos antiguas, instalada en el interior del templo, ha sido el deleite de los asistentes a los actos, y nos alegró infinitamente la presencia del Padre Asterio, que fue párroco de Frontera desde 1.968 al 1.971.

El domingo, una Solemne Eucaristía oficiada por el Sr. Obispo, y con el templo lleno de fieles sirvió para que éste, en homilía, hiciera también un recuento de la historia de La Parroquia, animándonos a todos a seguir visitándola y cuidándola pues al fin de cuenta es la casa de todos los vecinos como ha venido sucediendo desde 1.819.

El Ayuntamiento obsequió a todos los asistentes con una suculenta paella, servida en La Plaza, por el lado de La Fuente, y todos recordaremos este día como una fecha muy especial, que nos ha alegrado el corazón.

rrem_vivid
rrem

Compartir
Artículo anteriorCULTURA EXPOSICIÓN
Artículo siguienteEXPOSICIÓN EN EL CIT

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here