DE VIAJE POR ITALIA por DONACIO CEJAS PADRÓN

0
345
rrem

CRÓNICAS PRETÉRITAS
Por Donacio Cejas Padrón

DE VIAJE POR ITALIA

Organizado por Las Parroquias de nuestra isla, un grupo de 40 feligreses, hemos tenido la oportunidad de visitar la ciudad de Roma, El Vaticano, y algunas otras ciudades del país mediterráneo, del cual regresamos muy contentos y agradecidos, por haber tenido la oportunidad de conocer los grandes referentes universales de la pintura y de la arquitectura, especialmente referida a las obras de carácter religioso.

Mi afectada cadera, no esperaba yo que me respondiera para las continuas caminatas que allí hubo de soportar, pero animado por mi esposa, por nuestro párroco D, D José Manuel, por la inigualable guía turística, la gallega Srta. María, y por la misma inspiración que los grades monumentos genera, puedo decir que por esta vez cumplí y vi coronados mis deseos, largo tiempo acariciados de conocer la ciudad de Roma y El Vaticano. Y ahora siento que tengo mas razones para sentirme feliz siendo cristiano, pues de la contemplación de aquellas maravillas se deduce, que las mismas no pudieron concebirse ni construirse sino bajo una inspiración divina.

No resulta fácil para mi dar explicaciones fáciles de entender, de las maravillas que Roma tiene, solamente me atreverá a aconsejarle a quien pueda, que alguna ves en la vida valdría la pena que viajaran a aquella privilegiada región de la tierra. Y entonces comprenderán mi reflexión más sincera.

Nos acompañó nuestro joven párroco D. José Manuel, quien nos dio una lección de paciencia y responsabilidad, pues tratándose la mayoría de los integrantes del grupo de personas mayores, hubo momentos que se necesitó de su ayuda para las grandes caminatas que el viaje lleva consigo. Tuvimos la oportunidad casi mágica, de asistir a una Misa oficiada por él, en las instalaciones de La Basílica de San Pedro, momento tan sublime que nunca olvidaremos.

El viaje sirvió también para profundizar en una amistad más profunda entre todos nosotros, que en adelante ya recordaremos siempre que nos veamos, que la vida nos dio la oportunidad de vivir una semana de gran compenetración social y humana , que nunca olvidaremos.

Ahora, ya finalizando el verano, después de las fiestas de nuestros Santos Patronos, nuestras casas verán de nuevo partir a sus lugares de trabajo, a nuestros hijos y nietos, y nosotros nos quedaremos pidiéndole al Señor la necesaria salud para esperar el verano del 2,020 y que nuestras casas se llenen de nuevo con todo el grupo familiar. Dios lo quiera.

rrem

Compartir
Artículo anteriorFIESTA DE LA VENDIMIA
Artículo siguienteCALLE SAN ANTÓN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here