RESURRECCIONES por Mª Elena Moreno

0
116

Primero dolor de cabeza, después estornudos compulsivos, luego expectoración, noches febriles, sobresaltadas, incompletas, debilitantes.
Comprendo que todo empezó con protozoos, amebas, bacilos, bacterias. Los microorganismos fueron el comienzo y a causa de sus bajas vibraciones en la vida evolutiva, se han quedado atrás. Ahora cuando ha llegado el Sapiens, Sapiens, Sapiens, gozamos de las vibraciones espirituales elevadas, pero el Diablo cabalga dentro de las cápsulas microscópicas que configuran a los virus, para llevarnos al las mazmorras del infierno.
El libre albedrío, la ciencia, la vitalidad de las almas del hombre o sea las ganas de vivir y los cuidados de la familia, hacen que no hayamos sucumbido esta vez ante la gripe.
Amanecí, me asomé a la ventana, ya no tenía fiebre, me apetecía desayunar. Contemplé maravillada mi amado flanboyán árbol de la llama roja, oí el canto de los mirlos, y alguien que comenzaba su día rutinario con ilusión. Y yo comprendí que podía percibir el nuevo día en su totalidad, saboreando la realidad de mi ventana abierta a la recuperación, al ozono del rocío mañanero, volvía a dejar atrás otra gripe del demonio. ¡Adiós maléfico microorganismo de baja vibración espiritual!, te he vencido y quiero respirar la felicidad que me ofrece ese vientecillo fresco en mi nariz, ya desalojada de mocos.
De nuevo puedo enfrentarme al pago de mis facturas de primeros de mes, a los saludos entrañables de los que me quieren y a las miradas fulminantes que buscan una energía que vampirizar. También me inspiro en las almas inocentes que ofrecen sus sanos servicios, para el bien de la colectividad. ¡Hola buen día! He vuelto a la resurrección con el ánimo de volver a vencer de nuevo otros andancios y epidemias mil de cada año…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here