CAYO ARMAS PARA EL RECUERDO

0
297
oznor

Son numerosas las citas que aluden a las obras o huellas que deja una persona al partir y por ello se le reconoce una trayectoria.
Cayo Armas Benítez fue excelente esposo, padre, amigo y jefe, pero deja indudablemente una sociedad herreña mejor de la que era, antes de que comenzara su trabajo como hombre «del agua», «del vino», como empresario, como político y como agricultor. En todas sus facetas fue efectivo y estuvo siempre a la altura, en su buen hacer y su entrega hacia nuestra isla de El Hierro. Era un «Midas» que impulsó la isla, pues era muy coherente y constante, cualidades que cuando adornan a una persona, éstas le hacen ser un bienhechor para sus coetáneos.
Poseía una facilidad linguística-expresiva de manera innata, un carácter afable con fortaleza y resolución para trabajar y tomar decisiones.
Normalmente era aceptado por nuestra sociedad en general, pues tenía un comportamiento en el cual hablaban sus acciones. Todo aquel que se le acercaba con buenos modos era escuchado y si él podía, partía al galope para solucionar algún problema.
Fue premio «Leoncio Morales» pues Leoncio en vida, lo apreciaba y lo que es más, lo admiraba.
Siempre colaboró en Radio Garoé en programas, tertulias y acudía cada vez que se le necesitaba.
Ahora nos ha dejado, pero siempre lo vamos a tener en cuenta, pues deja un reguero de buenas acciones como hombre práctico y trabajador que era. Impulsó publicaciones muy valiosas a la hora de consultar y de poder rastrear todo su trabajo en la isla pero sobretodo en nuestro espléndido Valle del Golfo.
No quiero imaginar el dolor que experimentarán sus más allegados y familiares, pues era amado por todos. Hoy en día es difícil que alguien haya creado tan hondos lazos afectivos, los cuales caracterizaron su personalidad.
Poseía un criterio firme y tenía olfato para saber de inmediato, quien era digno de su confianza.
Todo aquel que quiera conocer su vida, no tiene más que ahondar, en cómo, donde él estaba, todo evolucionaba y crecía a la perfección, siendo un buen ejemplo, todos los años que dedicó a promover y expandir el Consejo Regulador de la Denominación de Origen de los Vinos de El Hierro. Su implicación en galerías, pozos y distribución de redes de agua potable, su labor política siempre acertada y sobre todas las cosas buen amigo de sus amigos. Es posible que como todo hombre de bien,

oznor
se hable, de ahora en adelante, de su labor como hombre íntegro y brillante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here