ANÉCDOTAS PARA NO DORMIR por Mª Elena Moreno

0
241

Antes, las contaban los abuelos al calor de la lumbre, calentito con las zapatillas y la bata acolchada, donde se reunían los nietos sentados sobre la alfombra, a los pies del sofá. Ahora son aquellos niños, los que trasladan esos relatos a la memoria y preguntan ¿será verdad mamá? – Sí hija, siempre resultan verdaderas las historias de los abuelos de esta familia, ellos ¡nunca mienten!
Desde la historia de aquel árbol frondoso y reluciente que daba frutos, y que talado más arriba de la raíz, e incomprensiblemente vuelto a plantar por una mano bondadosa, se cobró vidas humanas. Al poco tiempo, murieron varias personas relacionadas con el acto malicioso, ejecutado hacia el alma de ese individuo vegetal, segado impunemente.. Y el abuelo siempre se sienta a esperar cuando muere un árbol, a ver que vidas se verán cortadas y nunca volverán.
Las otras anécdotas fueron sobre personas que enloquecieron después de perder el sentido de la realidad y se enamoraron de cualquiera, con fachada impecable y fondo diabólico, a los cuales se les atribuían cualidades que no poseían, como reflejo de una necesidad de encontrar el equilibrio a través del amor. Lo que aparentemente les sanaba y les hacía felices, les allanaba el camino directo hacia la locura y la desestabilidad, creando un torbellino de desencantos y trastornos, que contaminaban todo lo que encontraban en el camino.
Pero aquel abuelo relataba todo tipo de anécdotas de terror, las cuales, a veces le hacían palidecer y sudar, y el nieto le decía:-¿Por qué tienes miedo abuelo, es que eso te ha pasado a tí?. Y el abuelo no contesta, mira al suelo y pone sus manos nudosas y fuertes sobre nuestras cabezas. Y sigue recordando, esta vez un incendio con sus héroes, una ruina con sus salvadores y más tarde viene la moraleja. Dice el abuelo que siempre viene el Ángel de la Guarda a tender sus alas, sobre los que son diligentes y trabajadores, sobre los que se ayudan a sí mismos. A los que de manera honesta se dejan ayudar.
Termina el abuelo en silencio y se oye una voz desde la cocina: ¡Tápenle las piernas al abuelo con la manta, que se ha quedado dormido!, más los nietos le ven resbalar por sus mejillas unas pequeñas lágrimas de cristal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here