EL SILBO HERREÑO por García Casañas

0
62

García Casañas: “La falta de eficiencia de la Consejería de Educación lleva el BIC del Silbo Herreño hacia la caducidad”
Valverde, 12 de febrero/El diputado del Partido Popular por El Hierro, Juan Manuel García Casañas, denunció esta mañana en el Parlamento de Canarias, la inacción de la consejera de Educación, María José Guerra, que argumenta la caducidad del expediente del BIC del Silbo Herreño para dar carpetazo a que este intangible herreño pase a ser parte del catálogo de Bienes de Interés Cultural de Canarias.
“No le da vergüenza a usted que hoy estemos aquí después de que el viceconsjero nos haya respondido en la Comisión el 16 de diciembre que todo estaba solucionado y que se iba a resolver” interpeló desde la tribuna García Casañas a la máxima responsable del Gobierno en materia cultural, recordándole, que el 10 de diciembre, la directora General de Patrimonio, María Antonia Perera, aseguró en una reunión mantenida en el Cabildo de El Hierro con miembros de la Asociación Silbo Herreño, que el expediente seguiría su cauce, que no incurriría en caducidad, y que el Silbo Herreño sería Bien de Interés Cultural.
García Casañas, que pone en duda los argumentos expuestos por la consejera, le recordó que de los 150 expedientes que tenía sobre la mesa, solo uno, el del silbo herreño estaba listo para ser culminado y que su departamento ha dilatado, sin ningún tipo de excusa, los trámites para que se efectuase la declaración.
“Quiero recordarle a la consejera, que el viceconsejero de Cultura, Juan Márquez, la directora General de Patrimonio, María Antonia Perera y miembros del equipo técnico de la Consejería, como es la alta inspección del patrimonio cultural de Canarias, han afirmado públicamente que el expediente estaba correcto, en tiempo y forma, y por lo tanto debería seguir adelante” apunta García Casañas.
“Lamentablemente a día de hoy, lo que debería ser motivo de regocijo, no solo para los herreños, sino para todos los canarios, es motivo de vergüenza y sonrojo. Lo que debería ser un tramite administrativo tratado con el rigor y la diligencia que se merece, se ha convertido en un chapuza que desacredita a los ojos de los administrados no tanto a la Administración, como si a sus responsables, algunos de los cuales deberían presentar su dimisión” concluye García Casañas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here