ALIMENTOS y BIENESTAR por Mª Elena Moreno

0
1100

Tuve un amigo que ya murió y era comedor de huevos. Los fosfolípidos y vitaminas solubles en grasas, que ingería con adicción, le aumentaron la memoria y la capacidad para el almacenamiento de datos. Murió nonagenario. Soy comedora de naranjas, también de huevos, no podría elegir entre los dos productos. Hay quien es muy amigo del limón y otros ingieren café y nicotina muchas veces al día. Todos parecen felices, hasta que llega la enfermedad. Ahora me gustan cosas que no comía de niña. No entiendo como yo puedo comer y otros que nacieron en otra geografía no ingieren nada. Tampoco entiendo como personas que veo a diario, someten sus cerebros a livianos ayunos que les causan ineptitud para toda actividad. En fin que los hábitos alimenticios dicen mucho de nuestra personalidad.
Al contrario de cuando te regalan una ropa que te disgusta, nadie devuelve un Rioja, ni bombones de buena calidad. Mientras tratamos de devolver un libro que nos da vagancia abrir y leer, pensamos lo poco que nos conocía un colega. De la ropa, ni les cuento. Es algo tan personal..Tengo una amiga que se queja de que todos los novios «la devuelven». Su psicólogo le dijo que los hombres no soportan a una mujer que piensa a diario.
En fin, mi gastronomía es de gustos sencillos y por ello disfruto de todo. Sé cocinar y no tengo ningún problema a la hora de mirar por mi salud a través de los alimentos. El día que me falle el estómago falleceré. De momento cumplo con mis misiones encomendadas por mi conjunción planetaria, unos de los lenguajes de la divinidad.
Es injusto que por una campaña furiosa de un producto, desaparezcan otros mejores, que no se anuncian debidamente.
Está pasando con las panificadoras y también baja la calidad de alimentos que no están debidamente protegidos.
Hablo de nutrientes porque junto con la higiene del sueño, tienen la importancia número uno para nuestra subsistencia.
No debemos olvidar compartir la afectividad en torno al calor de nuestros seres queridos, los responsables de nuestra felicidad.

Compartir
Artículo anteriorTRES CANDIDATAS
Artículo siguienteIGUALDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here