ALEGRÍAS DEL SIGLO XXI, por Mª Elena Moreno.

0
618

Siempre me gustó la fecha en que nací, desde ella, desde esta data, puedo vislumbrar el inquietante futuro de las galaxias, así como haber conocido el pasado de la noche de los tiempos. La alegría del Sol por las mañanas y el aromatizado café, siguen al placer de la penumbra irisada de plata con la Luna llena, desde las sábanas de satén y la mirada de Dios ante mi noche.

Pero mis mayores alegrías fue descubrir a las estrellas, esas que titilan a diario en nuestro tiempo de ocio. Ellas cubren mis ansias de nadar en el mundo de las artes. Pintores, escultores, músicos, actores, humoristas, escritores, etc.., han llenado mi vida de luz y color.

Recuerdo una tarde en la biblioteca justo al lado del refectorio, cuando las vitrinas limpias rebosando de libros antiguos y algo estropeados por el uso, me invitaban a leer el rato dedicado por las exquisitas profesoras de arte. Beatriz Tináut, pintora de renombre en la sociedad isleña, me sugiririó la arquitectura griega. Ella y su hermana Pilar sumaban al menos cinco licenciaturas. En concreto Beatriz, me impartió clases de griego e historia del arte. Descubrí las estatuas de medidas perfectas, los materiales conque se erigían las columnas dóricas, y yo embobada, estudiaba la anatomía que siglos atrás movía apasionadamente los corazones de los atenienses.

Volviendo al siglo XXI y aludiendo creo que a Borges: «Si tienes una biblioteca y un jardín lo tienes todo» Pues eso, que en este siglo que corre y finales del anterior, han sido mis alegrías todas las artes incluyendo la paleta del Creador.

Pero voy a nombrar mi divertimento absoluto y he descubierto a compositores, cantantes y productores, los cuales son protagonistas de las listas de éxitos, de los premios de alfombras rojas y que al oírlos y visualizarlos, ha valido la pena nacer.

Mi cualidad de mujer venerante, y la ausencia de envidias y resentimientos me hace amar a todos los talentos increíbles, y lloro como una teenager, en medio de un histérico concierto.

Quizás forme parte de mis plegarias disfrutar a diario de la creatividad de los genios del siglo XXI, ellos son las flores que Dios nos ofrece con sus aromas espirituales y es también rezar, poder llorar de alegría cuando después de tu trabajo, te sumerges en el deleite de los frutos que producen los mimados y señalados por la divinidad.

Debo mencionar aquí , que los mecenas que han ayudado a aupar a los artistas a lo más alto, son la clase más evolucionada de todos los seres humanos. Su generosidad no tiene límites; algunos de ellos, apenas han cobrado beneficios por ello. Los segundos semiperfectos son los que siendo artistas, alaban a otros con profusión de adjetivos. Últimamente Charly Puth, dijo que su coetáneo The Weekend es el mejor artista de todos los tiempos.

¡Bravo! por los artistas generosos y por sus mecenas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here