LA AUTOPROGRAMACIÓN DE LOS DE LOS VIRUS, Y SU CREATIVIDAD. Por Mª Elena Moreno

0
736

Tantos años como gripes superadas, unas febriles, otras con amigdalitis, bronquitis, conjuntivitis, diarreas, neumonías, sarpullos, boqueras, no alcanzo a valorar la creatividad de los virus y su capacidad para jugar con los ácidos ribonucleicos y desoxiriubonucleicos, ellos se reinventan en cada temporada. Naturales la mayoría, escapados de laboratorios algunos. Reinan en el inframundo, se incuban y expanden con la misión parasitaria de molestar en forma de influenzas, oleadas, pandemias, y toda clase de pestes con la misión de molestar, revivir, autoinventarse y sobre todo debilitar a los sufridos humanos que habitamos en este mundo.

Asociados al demonio y las fuerzas del mal, nos dejan a menudo secuelas, debilitamiento, depresiones y de unas décadas para acá, traen paquetes de síntomas asociados, equiparables a una coreografía de salón, algunos atacan a las cervicales, otras nos llenan de mocos, otras activan los dolores lumbares, las cefaléas, las mialgias variadas, toses infernales y diversas, que expectoran unas y que se enquistan otras y no nos abandonan en meses.

Unos nos dejan inmersos en atonía, depresión y crisis existenciales, otros nos atacan a las vísceras y derivan en enfermedades incurables y son los agentes más importantes para quitarnos las ganas de vivir.

Los hay que dejan una debilidad tal, que se activan enfermedades mentales que estaban adormecidas, causando un sin fin de amenazas en nuestras relaciones familiares y sociales. Parientes de bacilos, bacterias, amebas y paramecios, afectan nuestras vidas, cambian el comportamiento, degeneran nuestra biología y a muy pocos los dejan fortalecidos.

Y pensar que dentro de la microbiología se inició el origen de la vida…y que dentro de nuestro cuerpo, después de la molécula del agua, estamos formados por la biología del carbono, donde nuestras células especializadas configuras enzimas, potencian vitaminas, separan aminoácidos, metabolizan grasas, queman hidratos, selecciónan proteínas para desarrollarse, aprovechan oligoelementos, fosfolípidos y todo esto para configurar nuestros músculos, esqueletos, órganos y sistemas, para poder oír, ver, degustar, digerir, respirar, caminar, reproducirnos, conocer y desarrollar el alma y el espíritu….Me pregunto, ¿serán los virus imprescindibles para la depuración, selección, regulación demográfica, y evolución de los humanos? ¡Qué hijos de …pandemia!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here