EN LA COLA DEL SÚPER, por Elena Moreno

0
117

Para pagar en caja o simplemente en las colas de las chacinas y respetando la distancia de seguridad, oliendo a gel hidroalcohólico y con mascarilla, se pueden oír anécdotas como estas: La primera que escuché en boca de un señor mayor, era cuando le vino a la memoria el suceso de una tía suya que se enteró de improviso, del fallecimiento de un menor muy querido por ella. Había un grupo de muchachos muy aburridos pues no había en ese entonces, ni móvil, no consolas, ni tablets, ni siquiera internet en un ordenador, pues bien, después de matar algún pajarillo inocente con un tirachinas, o de un descanso en la plaza del lugar, donde lo único que divertía era la burla y la crítica, y sin libros que leer; pasó por delante una buena señora chillando de dolor ¡ay Jesús ay!. Repetía la exclamación una y otra vez, hasta que cuando volvían a ver pasar a la señora, le decían ¡mira, ahí va Jesús ay!. La buena mujer tenía un nuevo nombre: ¡Jesús ay!

Sin darme cuenta, después del confinamiento, diversos sustos y contratiempos, un sinfín de frustraciones, etc. Me sorprendí a mi misma diciendo. ¡Ay, Jesús ay!. Todos los días lo exclamo, me identifico con el sufrimiento de la señora, su desgracia y siento pena a la vez que hilaridad, por ver que necesito la pequeña frase, para un leve desahogo…

La otra anécdota igualmente de otro señor mayor, se refirió a un mecánico que utilizaba a un muchacho para sus recados y le decía: ¡Oye diploma!, traeme la llave inglesa, al rato ¡Oye diploma alcánzame un vaso de agua! y diploma corría y obedecía, mientras tanto aprendía el oficio. Un día un cliente, le preguntó al mecánico el por qué no se refería al joven por su nombre o es que se llama Diploma. A lo que el mecánico le contestó: No, no se llama diploma, verá, es que mi hija fué a estudiar a la universidad y lo único que trajo fué este diploma…

Yo me reí con ganas, me pareció ingenioso, porque noté la socarronería propia de los canarios, una sorna que he escuchado a menudo entre la cultura de nuestros pueblos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here