EL COLGADO por Mª Elena Moreno

0
106

Se mueve la Tierra y el Sol, se agitan las aguas en el cielo y en los mares, sopla el viento. Luchan por sobrevivir los seres que pueblan el planeta. Todo parece avanzar y todo crea las ondas de la expansión.

La filosofía oriental tiene un libro de sabiduría que define los tiempos, tras la quietud, todo se pone en marcha, tras la rebelión viene la calma, tras la fecundidad sobreviene la aridez y lo yermo.

Hoy no debiéramos asistir a la ceremonia de la vuelta al pasado. Torturas, hambre, egoísmos insaciables y manipulación. Todo esto expone lamentables escenas de la vuelta a la Edad Media. Quizás allí, en esos siglos, podríamos encontrar más síntomas de lo sublime que hoy en día.

El espectáculo de la barbarie está servido y reina perennemente la injusticia sobre los hombres.

Quizás el mayor pecado del siglo XXI sea la zancadilla puesta a los gobiernos, a las buenas iniciativas, al progreso saludable de la libertad y la evolución. En cambio, encontramos la codicia que tapa, esconde, y perturba lo bueno de la caridad. Las fuerzas del ascenso forzado, la criba del poder, pinta unas caras de frustración y desconcierto.

El arcano de «El Colgado» está afectando al desarrollo de las nuevas generaciones. Las fuerzas del mal se manifiestan en la contaminación, la destrucción de obras que tardaron centurias en realizarse. El exterminio de culturas, la ralentización y supresión de todas las virtudes, bailan al son de los vampiros de la noche y emprenden la marcha de una luna equivocada, que esconde con su falso baño de plata, todas las verdades.

En un mundo donde reinan las carencias, aumentan las arcas de los tesoros de la oscuridad y la profanación del ser humano. Donde surgió el milagro de la humanidad, unas manos ocultas prendieron la llama de su desaparición.

Compartir
Artículo anteriorCONSEJO DE GOBIERNO
Artículo siguienteINCENDIO DE LA PALMA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here