TREPADORES por Mª Elena Moreno

0
109

El ácaro trepa en la motita de polvo y viaja en el aire causando alergias. El corona virus trepa en los aerosoles para entrar por las fosas nasales y causar la enfermedad.

Ya sabemos el perfil que tiene el trepa sin escrúpulos, cuanda cabalga en la astucia y viaja con las alas de la fatalidad.

El trepa está criado en el caldo de cultivo de la competitividad insana. Duerme en el colchón del egoísmo y la falta de sensibilidad.

Su viaje por el espacio es tan inconsciente como el ácaro subido al corcel aleatorio de los vientos. Y tan letal como el virus surgido de la oscuridad de las fuerzas del mal, ya sean miasmas pantanosos o laboratorios diabólicos.

Siempre me amargó la vida la garra del que me empujaba en los pasillos de la ambición y me sangraba la piel, me hizo sufrir los que respiraron el aire que me correspondía por derecho propio o el que me limitó el espacio vital.

Los trepas están en todas partes, mas son los anticuerpos de la inocencia y la virtud los antídotos que los combaten.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here