CULPABLES por María Elena Moreno

0
223

Cada vez que ocurre un desgarrador accidente, nos manifestamos con un dolor insoportable. Todos tenemos empatía, pues los que no somos padres, tenemos hermanos, pareja y cuando amamos sabemos lo que es una pérdida y quedamos desolados.

Inmediatamente buscamos la culpabilidad, en una sociedad que se pronuncia sobre qué estamos haciendo mal.

Si reflexionamos un poco, a menor escala, somos todos culpables.

La tibieza, la falta de responsabilidad, el egoísmo, la frivolidad, las malas costumbres, la deslealtad, son comportamientos que bailan a nuestro alrededor con más o menos frivolidad. Cuando lo pusilánime dirige nuestras vidas, sin intervenir a tiempo y corregir nuestros defectos, sin saberlo, podemos erigirnos en malos jueces del entorno que nos rodea.

La falta de espiritualidad, el desorden afectivo, las sustancias tóxicas y la ausencia de una disciplina aplicada con amor y pedagogía, hace que la mala crianza hacia nuestros hijos, nos fabrique una venda de justificaciones de los malos ejemplos que podemos dar a menudo, cuando le racaneamos tiempo, vigilancia y entrega a las personitas que se están formando.

La irresponsabilidad se paga muy cara. Los productos monstruosos que podemos fabricar, son directamente proporcionales a la falta de sacrificio si no anteponemos nuestra sensualidad y bienestar a la dedicación plena que le debemos a nuestra prole. ¿Quién dijo que criar, reconducir y enderezar el arbolito torcido fuera tarea fácil?

Es igual a: «que tire la primera piedra el que esté libre de pecado..» Cuando elegiste ir a la peluquería, comprar en las tiendas durante horas interminables, ir a todos los partidos de futbol o darte los máximos placeres en lugar de dar compañía, instrucción y cariño a tus hijos, pensemos en la suerte que nos acompaña si no hemos fabricado un monstruo. No podemos juzgar, ni apedrear, según manifiesta la plebe desaforada cuando desahoga su agresividad y frustración, en lugar de poner los medios para mejorar la educación, la sanidad y los derechos de todos donde los más desprotegidos son los menores.

Lo más fácil es salir a la plazoleta a silenciar por un minuto la hipocresía de nuestra acomodaticia sociedad. Si podemos hacer algo, hagámoslo de verdad, cambiemos de verdad, seamos rectos de verdad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here