UN ERROR COMÚN por Mª ELENA MORENO

0
1116

«Necio, quita la tranca de tu ojo, para que veas a quitar la paja en el ojo de tu hermano» .

Jesús de Galilea, Nazareth

Tarde se aprende a no interponerse por la fuerza, para que los demás hagan lo que yo quiero. Muy a menudo y ¡no son pocos! los que tratan de aconsejarme, dándose la paradoja de que están teniendo sus vidas destrozadas. No se si reirme o llorar. Es un error común, intentar que los que nos rodean tiren sus pertenencias a la «basura». Para mí son tesoros mis recuerdos, para los demás, mi album de fotos y mis figuritas de porcelana, otros adornos y colecciones diversas , son «trastos» que sobran. Ya sea un compañero de piso, o un familiar bajo el mismo techo, cualquier oficinista que se sienta a trabajar a tu lado, o también cualquier amigo/a que decides mantener a distancia, por uno u otro motivo, y el peor, el que no es nada, porque solo te lo tropiezas una vez al año en el rellano de la escalera, pero que él o ella, en vez de vivir su propia vida, te observa con anteojos, sí tal cual, los he pillado de esa guisa. Y yo me pregunto, tan importante soy para que me lleven el itinerario con ¿catalejo incluido?, de manera que se empeñan todos, ¡todos!, en enmendarte la plana y con aires de superioridad, te dicen cómo tienes que gestionar tus recuerdos, tus libros, tus juguetes de la infancia, tu costurero, tu archivo y las cajas de recuerdos familiares. Y entonces, cuando quieren gestionar «tu basura», levantas la mirada y ves que ellos tienen su vida hecha unos zorros y no saben ni donde acomodar la escupidera. Esto se agrava, cuando añaden cual debe ser el escenario de tu vida íntima, con qué familiares te tienes que relacionar, o cómo y donde debes trabajar. Y vuelvo a levantar la vista, ya sin ganas de ver al personaje de vida caótica, que no sabe ni quién es, ni como se llama y mucho menos está autorizado/a para organizarte tus cosas.

Dándome cuenta de que son bachilleres en arte, o sea «tan necios como antes» los mando a dode se fue el «padre Padilla, es decir, a comer mi—-en una escudilla.

Compartir
Artículo anteriorLAS AYUDAS DEL GOBIERNO
Artículo siguienteCELEBRACIÓN DE TORNEOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here