SONRISA ES URBANIDAD, por Mª Elena Moreno

0
124

Debemos sonreir, aunque se reitere en nuestra mente lo que ya sabemos de nuestos conocidos. Sonreiremos aún a pesar de percibir la futilidad, la ausencia de clase, el hambre insaciable de los que lo quieren todo, y captaremos sin reaccionar, los egos descomunales, todo un sinnúmero de capas de disimulos y vulgaridades con las que nos chocamos a diario.

Proseguiremos en nuestro mundo particular, indiferentes, donde nadie cuenta para nadie en realidad, sobre todo porque aumenta la miopía, el ninguneo y la falta de respeto. Seguiremos caminando ciegos/as por el camino equivocado, avanzando, por la senda distorsionada, donde la ruta está llena de ruidos falsos y no nos llevará a ninguna parte. Viviremos y existiremos según los instintos que nos dicta la codicia, sin reparar en los recodos del camino. Seguiremos sonriendo.

Caminaremos hacia adelante aunque, a menudo, los que nos rodean, se salten el podio de la vida y se falsee el orden de llegada. Ignoraremos la mirada fría y al biés, de los que no nos perdonan que sobrevivamos. Nos daremos la mano aunque extendamos rapidamente el puente de plata, para que huyan facilmente los cobardes. En fin, a base de practicar la sonrisa y la cortesía, llegará un día en que estemos todos contagiados, subiendo un escalón, mutando cuerpo y espíritu.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here