Eléctrodomésticos inteligentes, por María Elena Moreno

0
157
fotografo profesional en el hierro, dedicado a la fotografía de producto, inmobiliaria.

Hace poco oí una noticia, que se refería a algunos electrodomésticos de última generación, que poseen pequeños dispositivos, capaces de registrar información acerca de tu forma de consumir y naturaleza de tus hábitos, de manera que luego te aparecen mensajes en el móvil o en el e-mail ofreciéndote viajes, todo tipo de productos.. y tu preguntándote cómo sucede esto.

Pero retrocedamos 8 años. Recuerdo que un familiar me dijo que no estaba usando una vitro transportable, con capacidad para un solo recipiente. Yo se la guardé y hace unos meses le pregunté si podía usarlo, me dijo que sí, pues mi interés radicaba en que se puede transportar a cualquier enchufe. No creía que funcionara, la verdad, pero mi curiosidad me llevó a intentar freir algo en ella con una sartén de base de inducción.

Ocurrió algo insólito, después de tocar más de ocho dispositivos, que se hundían con facilidad al pulsarlos, solo se encendió el piloto. Luego ¡de pronto! y, mientras que yo investigaba para que servía cada botón, la pequeña vitro hizo un ruido parecido a toser, se convulsionó y soltó un humo blanco. Yo recibí la impresión de que se había quemado, pero seguí insistiendo, sólo que sin fe, en que volviera a funcionar después de tanto tiempo. Más tarde lo seguí intentando. Sin saber todavía como funcionaba, intuí que la pequeña vitro poseía un termostato, botones de más y de menos y hasta 10 tipos de temperaturas. ¡De pronto! se iluminó la temperatura 5 y comenzó a funcionar. Al día siguiente tuve que llamar por teléfono a su antigua propietaria, pues ella, la mini vitro, se negaba a funcionar otra vez. Le dije que había frito unas papas el día anterior pero que se había quedado muerta nuevamente. La antigua dueña me explicó muchas cosas, y me dijo que no me respondía el aparato porque yo todavía no entendía bien su funcionamiento. Me indicó que la explosión y el humo blanco, era soltando la humedad.

La uso a diario y funciona como un ordenador, cuando se traba y no responde, la desenchufas y su cibernética vuelve a la posición inicial, friendo y guisando correctamente. No le falta sino hablar y a veces pienso que dentro de ella, se esconde un duendecillo «que lo entiende todo» ¡cosas de la ciencia!

Foto: Juan Carlos Pestano

Compartir
Artículo anteriorpresentación
Artículo siguienteactuaciones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here