EUROVISIÓN 2022, por María Elena Moreno

0
128

Me siento contenta de que España recupere protagonismo en Eurovisión, después de muchos años en que justa o injustamente, fuéramos casi invisibles y termináramos decepcionados, aquellos que somos receptivos a la música en general y por ende a la del género «Pop», que alegra, divierte y te incita al salir del asiento, al baile y a la alegría.

Chanel, fué al certamen con grandes ventajas, con un físico espectacular, debido a su buena constitución y su corta edad. El diseño de su atuendo, brillante, bien hecho, de acorde a lo que se usa para tales eventos que son observados mundialmente, y su timbre de voz, muy parecido al de Jenifer López, muy potente, pasional y muy bien entonado, además de sus pasos de baile, bien sincronizados con su coreografía de calidad e inventiva.

Demuestra trabajo, esfuerzo y buena resonancia ante las modas y nuevas corrientes, pues la puesta en escena en las actuaciones de equipo, en la música popular, evoluciona, como evoluciona la juventud de los intérpretes internacionales.

Hoy en día es muy importante el ritmo y el efecto, en detrimento de la composición armónica y creativa. Las letras entrecortadas y sensuales, a golpe de percusión de instrumentos y gargantas, priva, ante la voz educada, cadenciosa. Hoy en día, es preferente e imprescindible, la llamada del tecno que emula toques ancestrales, sonidos que nos retrotraen a la ejecución que reproduce el lenguaje del los tambores utilizados en los inicicios del hombre, inmersos en rituales selváticos y caribeños, cuyos ritmos, muy anexados con nuestros latidos del corazón, a mi me fascinan y satisfacen mi parte salvaje, no percibiendo y sobrándonos, la ausencia de buenas letras con mensaje y el de la buena composición musical añadida a imaginativos temas y buenos estribillos.

Ayudó mucho a Chanel un público ávido de señales eróticas y sin embargo le perjudicó, el premio que se le dió a los intérpretes que representaban a Ucrania, por obviedades que ya conocemos. Pero cuando se triunfa, no hay que objetar defectos, sino mirar el conjunto. España tiunfó y eso es lo que cuenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here