PERPLEJIDAD, por María Elena Moreno

0
103

Programas de televisión, películas de ficción, multitud de libros publicados, testimonios de avistamientos y abducciones, secretos revelados, documentos desclasificados que anteriormente no se podian sacar a la luz, pilotos aterrorizados…Todos hablando de OVNIS, y todavía los científicos hablan de estar trabajando para encontrar algún atisbo de vida inteligente más alla de nuestra órbita…Qué debemos creer, si no hay certezas, es porque se nos escapa la información esparcida en el tiempo y ocultada casi siempre, por los gobiernos. Todo queda reducido a falsos episodios. Se tiene temor a que cunda el pánico, como si las guerras, las hambrunas y todo tipo de catástrofes no nos hubieran causado ya suficiente terror…

Con determinadas enfermedades como el cáncer por ejemplo, hace muchos años que se han descubierto remedios que lo curan por completo, salvo determinados casos de rarezas y virulencias atroces. Estos beneficios que podrían estar salvando vidas, no se llevan a la práctica, pues estos hallazgos de la ciencia, son antieconómicos e inviables para la industria de los laboratorios. Sin embargo, cada día nos dan noticias de que alguien, en algún lugar ha encontrado el elixir de la sanación y además intentan demostrarlo detalladamente, enumerando procesos, componentes y nomenclatura de tratamientos y sustancias, una vez tras otra. De nuevo, ¿a quién debemos creer?.

Medio mundo engaña al otro medio. Por eso cuando un cirujano, un biólogo, un investigador, y todo tipo de profesionales actúa honradamente, causando beneficios individualmente, o a toda la humanidad, como fue el descubrimiento de la penincilina o la vacuna de la malaria; los elevamos a la categoría de santos o pequeños dioses y nunca les pagaremos el favor que han hecho con su trabajo desinteresado a nuestra especie humana.

Compartir
Artículo anteriorVENEZUELA EN EL RECUERDO…
Artículo siguienteDEFENSA DEL FUERO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here