Especialistas y desexpertos, todo en uno…

0
168

Hay que estar a la última, para ello hay que echar mano de especialistas y mientras tanto, se cuela algún desexperto. Donde mejor se aprecia la existencia de desexpertos en el área de los servicios, obviamente porque se puede observar el grado de eficacia en la ejecución de los mismos. Cuando algo se pone de moda, acuden especialistas y desexpertos de todo tipo. En el área de las medicinas alternativas, hubo una moda, en las que todos llevaban algo parecido a unas gomas como chicles de color azul o rosado, pegadas en las pantorrillas, habían eructadores/as que cobraban la intemerata, diciéndote que te expulsaban demonios de la barriga y también habían yoguis, que además, te pinchaban agujas por todo el cuerpo. Ahora están de moda las lavativas de borras de café y otros líquidos, volviendo a la etapa anal de los puer – pueris.

Todo seguramente porque hay mucho tiempo libre, pues aunque el trabajo escasea, huímos de él también. Por todo ello, cuando de la saca de víboras donde hay una culebra y sale ésta, unida a la suerte, es decir aflora un auténtico especialista, pues estamos de enhorabuena.

Yo he conocido a varios especialistas, muy eficaces ellos, y no sólo me he quitado el sombrero sino que me he puesto a sus pies de por vida.

Qisiera comparar a las víboras del saco, a los desexpertos/ de la política, que sacan rentabilidad de «el no hacer nada» es decir, observan y se descojonan de ver que sin dar palo al agua, su equipo de apardelados funcionarios, malresuelven las cosas, contemplando, los susodichos, como todo se «arregla» bajo su mirada de inútil merluzo/a, y ¡a ver que pasa! en la próxima legislatura!

No sé, si que un desexperto me ordene un tratamiento de lavativas de sales, o directamente irme al retrete a vomitar…

Compartir
Artículo anterior26 OPEN FOTOSUB
Artículo siguienteTRIUNFADORES, de GELMERT FINOL.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here